martes, 27 de junio de 2017

Eventos destacados del mes de junio

Publicado por David Arbizu

ANTÁRTIDA: DEL BLANCO AL VERDE
La Antártida es el continente más seco, más frío, más remoto, más ventoso, más alto en cuanto a su altura media, que es de 2600 metros y también, cuando es invierno en el hemisferio sur, más oscuro del planeta. La Antártida es el continente helado de la Tierra y a su alrededor, en conexión con el océano Glacial Antártico, se unifican las aguas de todos los océanos del planeta mostrándose en su verdadera realidad, como un único gran cuerpo de agua.

La Antártida, con un 99% de su superficie cubierta por hielo permanente, tiene una gran influencia sobre el clima de todo el planeta, de manera que lo que sucede en la Antártida afecta notablemente a sistemas y patrones climáticos que inciden sobre toda la Tierra. Del mismo modo, cualquier cambio o desajuste climático también va a repercutir sobre este gran continente y, en este tiempo de calentamiento global, con temperaturas elevadas tanto del aire como del agua que afectan a vientos y corrientes marinas, la máxima expresión del cambio climático que se observa en la Antártida, al igual que en el Ártico, es el deshielo a gran escala.

Imagen de la Antártida y las zonas rojas como principales puntos de deshielo

En la imagen superior aparecen en color rojo las principales zonas de deshielo, que principalmente se encuentran junto al océano, aunque también se ha detectado en zonas más internas y más elevadas. La mayoría de estas zonas que forman la línea costera son “plataformas de hielo”, que son enormes capas o masas de hielo flotante que se forman al extenderse lentamente sobre el océano desde el extremo de un glaciar. Durante los últimos meses se ha observado un alarmante incremento del deshielo, tanto en las plataformas como en los propios glaciares, donde se han llegado a formar ríos que llegan al océano, pequeños lagos superficiales pero también subterráneos y grandes grietas. Aunque los científicos explican que muchos ríos y lagos han existido desde hace décadas y que aumentan su caudal y su superficie cada verano, ahora son más grandes debido a una mayor tasa de deshielo.

Gran zona agrietada. Formación de un río y una cascada fruto del deshielo

La zona donde hay mayor deshielo es la Antártida Occidental, donde se encuentra la Península Antártica, una zona donde se hacen muchos estudios científicos y que es la parte más cercana a otro continente, está a 1100 km de Tierra del Fuego, en Sudamérica. En esta península se encuentra la plataforma Larsen C, que hace más de dos años que es noticia debido a la aparición y expansión de una gran grieta, que ahora llega a los 200 km de longitud y que cuando llegue al otro extremo de la plataforma, un punto que ahora solo está a 13 km de distancia, va a generar uno de los mayores icebergs jamás registrados, con una superficie de unos 5000 km² (para hacerse una idea del tamaño, la isla de Mallorca tiene 3640 km²). Aparte de los efectos de ese iceberg fundiéndose en las aguas del océano, lo más preocupante es que la desaparición de gran parte de la plataforma Larsen C podría afectar al vecino glaciar Thwaites, el cual podría llegar a desestabilizar la mayor parte de la Antártida Occidental.

Aunque las noticias sobre la grieta de la plataforma Larsen C son muy impactantes, está observándose otra situación que también es preocupante que es el aumento de la vida vegetal y microbiana conforme van quedando porciones de tierra libres de hielo cada vez más grandes. Muchas de estas superficies libres de hielo están cubiertas de musgo, aunque también se conocen dos especies de plantas con flores. Se ha constatado que, junto al deshielo, la actividad biológica del musgo se ha acelerado en respuesta al aumento de las temperaturas, pero también se va a beneficiar y acelerar gracias a otros cambios observados en los vientos y a una mayor posibilidad de precipitaciones y humedad. Este aumento de la actividad biológica demuestra que los ecosistemas se irán alterando con rapidez y también se irá expandiendo una nueva estructura biológica, nuevos hábitats. Así que no hay duda de que el verde irá ganando terreno al blanco, aunque de momento sea en la Península Antártica, pero si se mantienen las altas temperaturas veremos cómo irán apareciendo puntos verdes rodeados del blanco de un hielo debilitado y agrietado.

Zonas cubiertas de musgo en la Península Antártica

Sin la capa de hielo y con una vegetación creciendo con fuerza, es lógico pensar que la vida animal tendrá que irse adaptando o desplazarse hacia lugares más adecuados, pero lo que es más preocupante de este cambio es que proporciona unas condiciones de vida que pueden permitir la llegada de especies invasoras. En este sentido, en la Península Antártica ya se han observado moscas domésticas, una especie invasora que ha llegado a través de los barcos y que ha conseguido sobrevivir gracias al aumento de las temperaturas y al incremento de las zonas verdes. Las especies invasoras, como la mosca doméstica, llevan consigo patógenos que podrían causar efectos devastadores sobre las especies autóctonas y alterar todo el ecosistema y la cadena alimenticia.

Pero por desgracia, como siempre, la peor especie invasora es el ser humano. Cada vez llegan más expediciones científicas y, lo que es peor, cada vez llegan más turistas. Entre 2015 y 2016, visitaron la Antártida más de 38 000 turistas y para esta temporada se espera alcanzar la cifra de 43 000 turistas. Por muy cuidadosos y respetuosos que puedan ser esos turistas, es muy difícil controlar que no lleven semillas o larvas de insectos enganchados en sus zapatos, en sus bolsas, en sus abrigos, de manera que se convierten en grandes contaminadores para uno de los lugares menos agredidos e invadidos del planeta. A todo esto hay que añadir que aumenta el número de embarcaciones que llegan al continente, embarcaciones que pueden transportar, tanto en su casco como en su interior, especies de todo tipo que pueden llegar a ser muy agresivas y que van a encontrar una situación cada vez más favorable para poder vivir y desarrollarse.

Esta contaminación realizada por los desplazamientos del ser humano es algo que ya ha sucedido en gran parte del planeta, pero parecía difícil de que llegara a la Antártida. Sin embargo, todo el cambio climático que se está experimentando en el planeta favorece el acceso a zonas anteriormente consideradas inaccesibles e inexpugnables. A nivel planetario, lo que estamos observando es una expansión del ecuador y los climas tropicales hacia los polos del planeta y esto significa mayor desertización de zonas tropicales y sub-tropicales, mientras que las altas temperaturas que se registran en los polos conllevan el deshielo y la aparición y aumento de vegetación. Podríamos decir que en una zona que abarca el ecuador, los trópicos y un área cada vez más amplia a su alrededor se está pasando del verde al marrón y que en los polos, sobre todo en la Antártida debido a que es un continente, se está pasando del blanco al verde. Y todo ello mientras nos encaminamos hacia una mini-edad de hielo, algo que parece inconcebible al observar todos estos cambios que responden al calentamiento global y mientras estamos experimentando unas intensas olas de calor en la primavera-verano del hemisferio norte de la Tierra.   



Fuentes:

CADA CIUDAD PLANETARIA DE LUZ ES ÚNICA


Publicado por Álvaro Monreal



REUNIÓN DE CIUDADES PLANETARIAS DE LUZ

canalización de juliano, 25 de junio de 2017

Propiedad Intelectual ©2017 David K. Miller

Todos los derechos reservados. Ninguna parte puede ser reproducida sin el permiso del autor/canal.

davidmiller@groupofforty.com

Traducido por Álvaro Monreal




Saludos, soy Juliano. Somos los Arcturianos.

Quiero explicar un aspecto importante en el trabajo de las Ciudades Planetarias de Luz. Quiero que entendáis mejor esto, basado en la presentación de Lago Puelo y San Martín de los Andes.
Estoy observando y quiero decir que cada Ciudad Planetaria de Luz es única y cada coordinador de las Ciudades Planetarias de Luz tiene la capacidad creativa de trabajar con su gente y con sus miembros.

Este proyecto, el Proyecto de las Ciudades Planetarias de Luz tiene muchos objetivos. Uno de los objetivos es crear unidad y crear una red, pero esta unidad y esta red también está basada en la individualidad. Esta unidad y red está basada en la individualizad de cada área. Nosotros, en el Proyecto de las Ciudades Planetarias de Luz no estamos pidiendo que cada Ciudad de Luz sea igual. Ciertamente, establecimos algunos criterios y establecimos algunas reglas con las que os pedimos que participarais; como la de tener 4 miembros para trabajar juntos, como la colocación de cristales alrededor del área y meditar juntos; pero dentro de esta estructura y dentro de este marco se encuentra la creatividad individual, se encuentra la belleza individual y las expresiones de cómo deseáis coordinar y emanar la luz de la quinta dimensión.

Es como un copo de nieve. Cada copo de nieve es único, no hay dos copos de nieve que tengan exactamente el mismo patrón, pero al mismo tiempo, los copos de nieve tienen que ajustarse a las reglas del tiempo, a las reglas del frío; debe haber una cierta temperatura y debe haber otras ciertas condiciones para que el copo de nieve desarrolle su belleza. Y esto es parte de nuestros objetivos en el Proyecto de las Ciudades Planetarias de Luz; sí que le damos una estructura y algunas reglas a seguir, pero vosotros también tenéis y expresaréis individualmente el poder, la belleza y las energías de la quinta dimensión en vuestras Ciudades Planetarias de Luz.

Lo hemos visto demostrado hoy, la belleza de Palermo, la belleza de Lago Puelo, la belleza de San Martín de los Andes; veis que son individuales y están ofreciendo una singularidad, una expresión única de la energía de la quinta dimensión. Aún en esta expresión única, encontramos el vínculo común de la hermandad de hermanos y hermanas a lo largo del planeta, el vínculo común de amar la espiritualidad de la 5ª dimensión, el vínculo común de crear una atmósfera que nutrirá y apoyará a las personas que están buscando su propia Ascensión, que buscan su propio camino hacia la quinta dimensión, su propio camino hacia la Ascensión.

Por lo tanto, tenemos que reconocer y nutrir la individualidad y nutrir y compartir con la Red Global los dones y las energías especiales que cada lugar, cada Ciudad Planetaria de Luz tiene para ofrecer, en su camino que busca la sanación planetaria.

Recordad, en la Cábala hay esta bella frase: Tikún Olam, “la reparación del mundo”, “la reparación o remendar el mundo”. Por muchas razones diferentes este planeta se ha vuelto desequilibrado y ha perdido la armonía, pero al mismo tiempo, hay muchas personas como vosotros que están trabajando juntas para traer una nueva armonía, un nuevo equilibrio. Vosotros estáis mostrando que hay una posibilidad, de hecho, es una realidad que las personas en pequeños grupos pueden unirse y mantener una luz de 5 ª dimensión en vuestra ciudad natal, ciudad de origen. La hará más fuerte, hará vuestra ciudad más fuerte cuando sois capaces de interactuar en red con las otras Ciudades de Luz globales.

Finalmente, dejadme decir que, con vuestro trabajo con las Escaleras de la Ascensión, con vuestro trabajo con la Rueda de Medicina y con vuestra hermandad de hermanos y hermanas, vosotros también estáis llegando a la galaxia, estáis alcanzando la luz espiritual alrededor de esta galaxia. Porque hay una comunidad/fuerza de luz espiritual de Maestros, de Maestros que también quieren conectar con vosotros; están buscando vuestro campo de energía, vuestra devoción; y ellos, los Maestros de quinta dimensión, los Arcturianos, están trabajando para conectar telepáticamente, creativamente en los tiempos del sueño, en la música y en la danza a través de la Noosfera. Queremos llegar a vosotros para traeros nuestras bendiciones y nuestra energía de quinta dimensión. Esto significa que parte del papel de las Ciudades Planetarias de luz consiste en ser recipientes para contener las energías de quinta dimensión que están siendo enviadas por los Maestros.

Es una regla, es una ley que, con el fin de enviar energías de quinta dimensión, tiene que haber gente que las reciba, tiene que haber gente que las sostenga. Al igual que enviamos luz y energía de 5ª dimensión a los Cristales Etéricos, a los 12 Cristales Etéricos, ahora queremos enviar luz de 5ª dimensión a vuestras Ciudades Planetarias de Luz, y vosotros estáis trabajando para crear vasijas, contenedores de luz galáctica sanadora de quinta dimensión.

Nosotros, los Arcturianos, os bendecimos en vuestras Ciudades de Luz.


Soy Juliano. Buenos días.


David K. Miller



Historia de la Biorelatividad

Publicado por Magda Ferrer


HISTORIA DE LA BIORELATIVIDAD
Junio 2017

Propiedad Intelectual ©2017 David K. Miller
Todos los derechos reservados. Ninguna parte puede ser reproducida sin el permiso del autor/canal  

Traducido por David Arbizu

Saludos, soy Juliano, somos los Arcturianos. La historia de la Biorelatividad empieza en la galaxia. Nosotros, los Arcturianos, somos exploradores planetarios, somos exploradores galácticos y nuestra misión es aprender sobre el desarrollo espiritual de los planetas y ayudar en ello.  

La razón para el desarrollo espiritual es porque la espiritualidad es una parte necesaria para la supervivencia en la galaxia. Incluso una breve mirada al proceso de la galaxia revela que la galaxia es un lugar muy violento, donde hay estrellas colisionando, hay cometas chocando contra planetas, hay estrellas de neutrones, supernovas que explotan e incluso galaxias que colisionan con otras galaxias.
Lo más importante es que, en esta galaxia, hay muchos planetas que tienen formas vidas; la Tierra no es el único planeta y no es el único planeta desarrollado. Recientemente y repetidamente, nuestras estimaciones han llegado a la cifra de 5000 planetas que tienen formas de vida superiores que están al mismo nivel o a un nivel superior que el de la Tierra.

Nosotros nos autodenominamos “antropólogos galácticos”. Esta denominación, “antropólogos galácticos”, está relacionada con el concepto de la “antropología de la Tierra”, que estudia la historia de las culturas e intenta categorizar diferentes niveles de operar, como el matriarcal o de orientación maternal versus patriarcal o de orientación paternal y cómo se transfiere la autoridad de una generación a la siguiente. Pero también hay un aspecto llamado “antropología cultural”, que analiza cómo en las culturas se practican diferentes ceremonias a nivel universal y cómo las personas tienen rituales sociales concretos. Nuestra visión sobre la antropología cultural galáctica tiene que ver más con la espiritualidad y cómo los planetas sobreviven, cómo sobreviven la crisis inevitable, la crisis en la que ahora se encuentra la Tierra.

Yo he definido esta crisis inevitable como el conflicto entre tecnología y sabiduría espiritual, es una crisis planetaria. Vosotros estáis en esta crisis planetaria y probablemente veis que, en realidad, no tengo mucho que deciros sobre ella porque sois participantes de esta crisis. De hecho, sois semillas estelares y esto significa que habéis reencarnado desde otros sistemas planetarios de esta galaxia, que tenéis memorias, tenéis experiencias de otros planetas e incluso habéis estado en otros planetas que han pasado por este mismo estado planetario de crisis. Decidisteis venir a este planeta como una experiencia de aprendizaje, también como una oportunidad de proporcionar servicio, como una oportunidad de trabajar para ser un Sanador Planetario. Así que habéis tenido múltiples razones y, a pesar de lo dolorosa que puede ser para vosotros esta experiencia planetaria, por favor, recordad que habéis tenido experiencias planetarias previas que están relacionadas con esta, que hay razones personales y planetarias y que muchos de vosotros recordáis estos planetas. Yo he trabajado con personas que incluso han estado en planetas que fueron destruidos durante este tipo de conflicto, también conocido como el conflicto del estadio planetario 1; esto es correcto, todo el planeta autodestruido.

Al ayudar a planetas como antropólogos galácticos, como antropólogos culturales galácticos, nosotros tenemos el interés científico y la compasión del corazón, porque decimos que hay 5000 planetas con formas de vida superior, pero esto es en una galaxia que tiene 200 mil millones de estrellas. Así que la vida planetaria no es tan abundante, sí que es verdad que hay muchísimos planetas, pero vida, tal como la conocéis en esta forma desarrollada, no es algo generalizado, así que es sagrada.

Nosotros somos científicos planetarios, antropólogos galácticos, maestros espirituales y nos preguntamos: ¿Qué se necesita para que un planeta sobreviva? ¿Cuáles son las herramientas necesarias para que un planeta como la Tierra, que está en este punto, en este estadio de desarrollo concreto, sobreviva? Y hemos llegado a la conclusión de que un ingrediente clave es la capacidad de interactuar espiritualmente y telepáticamente con el espíritu planetario de la Tierra, del planeta concreto. Hemos llegado a la conclusión de que en los planetas que han sobrevivido, donde se supo cómo hacerlo, se interactuó con el espíritu del planeta para influenciar al sistema del bucle de retroalimentación del planeta y, finalmente, para traer una nueva armonía y equilibrio a ese planeta.

En el principio de esta conferencia, he dicho que la galaxia es un lugar violento y los planetas son violentos. La Tierra es violenta, es muy activa a nivel volcánico, es muy activa a nivel de tormentas, terremotos, etc., pero un planeta avanzado que ha alcanzado la interacción espiritual con sus habitantes ha superado estos eventos dolorosos y tan traumáticos. Por lo tanto, la Biorelatividad es una forma de interacción espiritual que ayuda a equilibrar el planeta y a implicar al planeta en las necesidades de las formas de vida espirituales que lo habitan.
Esto se consigue de varias formas y algunas de estas formas son a través de ceremonias, algunas de las formas son a través de cantos, oraciones, etc. Todos tenéis gran interés en los nativos americanos y sabéis cómo parece que han generado estas habilidades para afrontar sus dificultades y tribulaciones, ellos no lo llamaron Biorelatividad pero nosotros sí.
Así que esto no es solo un ejercicio, no es solo una ceremonia espiritual que estamos enseñando o que estamos activando para este planeta, es un mecanismo de supervivencia, es una necesidad.


Acojo con satisfacción vuestro interés y esta oportunidad que tiene este grupo de personas para enseñar más sobre las habilidades, los métodos y las comunicaciones profundas con el espíritu de la Tierra, sobre lo que se llama Biorelatividad. Soy Juliano. Bendiciones.


David K. Miller