miércoles, 16 de agosto de 2017

Eventos destacados del mes de agosto

Publicado por David Arbizu

LA INTELIGENCIA DE LAS PLANTAS
¿Las plantas piensan? ¿Los seres del mundo vegetal tienen conciencia y son inteligentes? ¿Los árboles tienen capacidades para tomar decisiones?
Quizás preguntas tan sencillas como estas, seguro que junto a otras más complejas, dieron pie a una serie de trabajos e investigaciones científicas que, en gran medida, empezaron a principios de este siglo y que, a día de hoy, siguen aportando datos y estudios muy interesantes sobre el comportamiento de las plantas y, en particular, sobre todo lo relacionado con su inteligencia y lo que algunos científicos han llamado la “red cerebral”, que les permite reaccionar, recordar, tomar decisiones y ser conscientes de su propia naturaleza y del medio ambiente que las rodea.

Gracias a estos estudios realizados por algunos botánicos surgió el término “neurobiología vegetal” y también, por supuesto, apareció la reacción de una parte de la comunidad científica contraria a estas teorías y estudios. Los científicos que defienden y trabajan en la neurobiología vegetal sostienen que los seres que forman el mundo vegetal son seres inteligentes, con una neurobiología propia que les permite tener una conciencia sofisticada del ambiente en el que se encuentran, de los otros seres con los que lo comparten, de cómo desarrollar cada una de sus actividades para relacionarse con su entorno para sacar el máximo beneficio, un entorno que está continuamente cambiando mientras que ellas, las plantas, son seres sin movilidad. Muchos expertos expresan que es justamente esa inmovilidad la que las ha llevado a desarrollar una biología sorprendente para poder desarrollarse y sobrevivir y que se podría considerar que la planta completa sería análoga a un cerebro.


Aunque se considera que el cerebro es la parte dominante en animales complejos, algunos animales que no tienen cerebro, como los caracoles, las medusas y las estrellas de mar, han demostrado que tienen procesos de aprendizaje y toma de decisiones y, al igual que sucede con las plantas, son las neuronas las que permiten ese aprendizaje, esa actividad o reacción, esa memoria y lo que sucede es que esas neuronas se encuentran dispersas por todo el ser en lugar de estar más concentradas en un órgano o en un punto central. De esta forma, diferentes partes de la planta procesan o almacenan información ya sea celular, fisiológica o del entorno y la pueden enviar a través de señales químicas a otras partes de la planta generando una comunicación y un intercambio de esa información. Aunque todavía no está claro cómo se producen esas señales, que se podrían comparar con el funcionamiento del sistema nervioso del ser humano, sí que se sabe que esa emisión y recepción le permite a la planta conocer las situaciones que experimenta en diversos puntos de su ser, en qué condiciones se encuentra y qué limitaciones, agresiones y peligros está afrontando o va a tener que afrontar.
Uno de los primeros experimentos enfocados en la neurobiología vegetal, que se realizó hace casi medio siglo y fue parte del inicio de todos los estudios posteriores, sirvió para demostrar que el daño generado por insectos en hojas de plantas de tomate y patata inducía una rápida acumulación de un compuesto de defensa en las hojas dañadas y que ese compuesto, inesperadamente, también se generaba en las hojas cercanas no dañadas de la misma planta.


La neurobiología vegetal es un tema de máxima actualidad que está despertando un gran interés a nivel general. Son muchos los científicos y universidades que han realizado investigaciones para demostrar todas estas capacidades de las plantas, su inteligencia, su nivel de conciencia, sus diversas acciones y reacciones para adaptarse a su entorno. Se ha constatado que tienen mayor actividad bajo la superficie, algo que también nos asombra ya que estamos acostumbrados a hacer valoraciones sobre lo que podemos observar con la vista. Una de las capacidades que especialmente llama mucho la atención es la de relacionarse con otras plantas y, aunque a veces puede haber un rechazo o una lucha subterránea por la conquista de un espacio o por el crecimiento, los estudios realizados demuestran que domina la cordialidad, la comunicación y una predisposición a ayudarse mutuamente demostrando incluso ciertos grados de altruismo.

Uno de los neurocientíficos más conocidos, considerado una de las máximas autoridades en neurobiología vegetal, es Stefano Mancuso, que trabaja en la Universidad de Florencia. Él ha realizado muchas investigaciones y también conferencias para transmitir todo el potencial, todas las cualidades del mundo vegetal. Stefano Mancuso usa el concepto de “Inteligencia vegetal” para referirse a las respuestas de las plantas frente a los cambios de su entorno, tal como él mismo declara: "Pueden resolver un problema, que es mi definición de inteligencia”. 
Según Mancuso: “Las plantas pueden producir una señal eléctrica con todo su cuerpo. No tienen nada similar a nuestro cerebro, pero sí raíces. El aparato de la raíz es un sistema muy complejo, una sola planta puede tener literalmente millones de raíces y cada raíz tiene su propio centro de mando, donde integran toda la información que captan del ambiente y deciden qué hacer. El conjunto de todos estos millones de pequeños centros de mando podría ser descrito como un tipo de cerebro. Por supuesto, estoy hablando metafóricamente, no es un cerebro, pero sí ejerce la misma función de una manera completamente diferente al nuestro”. Este neurocientífico también explica que, gracias a este procesamiento descentrado, las plantas son mucho más sensibles y tienen más sentidos que los animales, algo que las hace seres conscientes, tal como él lo define: “En este sentido, las plantas son organismos conscientes. Cualquier planta conoce exactamente cómo es el mundo físico que la rodea y es capaz de detectar los cambios en otros organismos a su alrededor como, por ejemplo, de otras plantas. Son capaces de cambiar su fisiología para contrarrestar el cambio y sobrevivir”.
Esta interacción con los otros seres de su entorno es muy especial cuando hay que luchar por el territorio y, en este sentido, se ha constatado que pueden competir con otro tipo de plantas y especies e incluso con seres de su misma especie si no son parientes, aunque, por otro lado, no compiten si son parte del clan, sino que comparten el territorio de una forma amistosa.


Uno de los experimentos realizados por Mancuso que demuestra esa interacción y también un grado de altruismo es el que se hizo en un bosque de abetos de Canadá, donde había una gran conexión entre todos los árboles. La prueba consistió en impedir que a uno de los abetos le llegase agua y entonces observaron que ese abeto, que era incapaz de recibir agua, sobrevivió durante muchos años gracias a la ayuda de sus compañeros. En otra prueba se descubrió que el daño causado por insectos a las hojas de unos álamos generaba una respuesta de defensa en esos árboles y también en otros árboles cercanos de otra especie, revelando entonces un desconocido mecanismo de comunicación entre todos ellos. En otras palabras, los álamos que estaban siendo devorados podían “avisar” a otros árboles o plantas para que se prepararan para un ataque inminente.
También se ha comprobado que, cuando son atacadas, las plantas saben buscar aliados dentro del mundo animal. Varias investigaciones han demostrado que cuando un insecto, larva o parásito está alimentándose de una planta, esta produce y emite compuestos químicos en el aire que atraen a otros insectos depredadores del que la está atacando. Además, las plantas son capaces de controlar esa liberación química según la naturaleza del ataque que sufren y con toda la intención de manipular el cerebro de los animales.

La alta sensibilidad de las plantas les sirve para todas las funciones que forman parte de su existencia. Por ejemplo, su sentido del olfato es muy importante para que maduren los frutos y, si las frutas de un árbol maduran de una manera armoniosa se debe, en parte, a que cuando una fruta madura libera al aire una hormona que indica a las demás que también maduren. 
También es muy importante su sentido del oído. Se cree que las plantas reaccionan positivamente a la música clásica, pero en la naturaleza sus reacciones están vinculadas a energías u ondas acústicas relacionadas con su supervivencia. En la Universidad de Missouri grabaron los aparentemente inaudibles sonidos que se producen cuando una oruga come las hojas de una especie de planta. Después dejaron en silencio a esa primera planta, utilizada para la grabación y reprodujeron el sonido grabado en una sala donde había otra planta igual. A ambas plantas les dieron 48 horas para responder al ataque y entonces descubrieron que las hojas de ambas plantas, tanto de la planta que había recibido el ataque real como la del ataque simulado, produjeron glucosinolatos, que es un químico desagradable para los insectos. Esto demostró que las vibraciones sonoras cambiaron el metabolismo de la planta para que creara químicos para repeler el ataque.
Las plantas también ven, aunque no tengan ojos, pero gracias a moléculas fotorreceptoras perciben la luz, la pueden interceptar, usar y reconocer su cantidad y calidad; es algo que requieren para sacar el mayor partido a la energía solar. Las plantas también huelen y lo hacen con todo su cuerpo. Tienen miles de células receptoras que detectan los compuestos orgánicos volátiles y, como también son emisores de estos compuestos, esta es una de las principales vías de comunicación dentro del mundo vegetal y también entre plantas y otros animales, como hemos visto antes en esa “llamada química” a depredadores de los animales que las puedan estar atacando. Otros sentidos muy desarrollados son el de reconocer sabores, el del tacto, el de sentir la humedad y el de detectar las sustancias de las que se alimentan.

Otra capacidad importante de las plantas es la memoria, ya sea a corto, medio o largo plazo. Un ejemplo de memoria a corto plazo es el de la especie “Venus atrapamoscas”, que necesita que un insecto toque sus dos sensores para cerrarse y atraparlo y, pasados 20 segundos de la señal de un sensor, la olvida, olvida haber recibido ese impulso eléctrico. Un ejemplo de memoria a medio plazo se relaciona con las plantas que recuerdan que cuando pasa el invierno les llega el momento de florecer y producir semillas y un ejemplo de memoria a largo plazo sería transmitir información para generar alteraciones a nivel genético y que nuevas generaciones de la especie nacieran más preparadas para sobrevivir en su entorno habitual.

Imagen de la Venus Atrapamoscas

De toda la información que está llegando gracias al trabajo de los neurocientíficos, quizás la más sorprendente e interesante es la que se refiere a la interrelación y comunicación entre plantas a través de sus raíces, algo que forma grandes redes subterráneas que son vitales para la vida y desarrollo de las plantas y donde la colaboración es primordial. Esta red subterránea se llama “red de micorrizas” debido a que se ve potenciada por la acción simbiótica que se genera entre los hongos y las raíces de los árboles, una relación donde todas las partes salen beneficiadas y se transfieren y comparten nutrientes y minerales. Hay que tener en cuenta que estamos acostumbrados a considerar que los hongos son la parte que vemos sobre la superficie de la tierra, pero eso solo es su órgano o parte sexual y bajo tierra puede haber grandes extensiones de filamentos formando parte de un solo hongo.

La profesora Suzanne Simard, de la Universidad British Columbia, es una de las personas que ha estudiado con más profundidad todo este gran sistema subterráneo, donde los árboles intercambian carbono entre ellos, aunque no sean de la misma especie, para poder elaborar la savia (azúcares procesados) al procesarlo con el agua y las sales minerales. Ella explica que en este intercambio es donde entran en juego los hongos, que reciben azúcares de los árboles y a cambio los abastecen de nutrientes y facilitan las conexiones de los árboles entre sí. De esta forma, en una comunidad natural, las plantas están interconectadas entre todas ellas gracias a que los hongos llamados “micorrícicos” se asocian con los árboles y plantas sin importar que sean de especies diferentes. Algunos investigadores han llamado “el internet de las plantas” a toda esta red de conexiones.
Suzanne Simard explica: “La mayoría de los sistemas vegetales crecen sobre esta asociación simbiótica en la que el hongo suministra a la planta compuestos inorgánicos, como nitrógeno o fósforo, que esta necesita para nutrirse y crecer y la planta aporta al hongo azúcares resultantes de la fotosíntesis”; ella llama “sabiduría del bosque” a toda esta red de asociaciones, comunicaciones e intercambio, cuyas raíces y filamentos pueden llegar a ser kilométricos y que, además, se han detectado en todos los sistemas climáticos.


Algunos estudios han demostrado cómo se producen estas colaboraciones entre árboles de distintas especies. En su tesis de doctorado, Suzanne Simard presentó un estudio sobre la relación entre abedules y pinos de Oregón, especies muy lejanas genéticamente pero que crecen juntas de forma natural. Ella observó que estas dos plantas, una conífera y otra latifoliada, estaban altamente conectadas por la red de micorrizas y que se habían desarrollado interesantes patrones en la dirección del flujo subterráneo de recursos. Como, en invierno, el abedul pierde sus hojas pero el pino de Oregón las mantiene, durante esa época el pino de Oregón le envía azúcar al abedul para apoyarlo en sus funciones básicas y luego, cuando llega la primavera, el abedul se activa formando su vigoroso follaje y sus recursos fluyen hacia el pino de Oregón.

Todos estos interesantes y valiosos estudios que nos llegan desde la neurobiología vegetal tienen que servir para que comprendamos la magnitud, complejidad y esplendor del mundo vegetal y aprendamos a convivir con las plantas, con los bosques, sabiendo que son seres y sistemas vivos y que bajo nuestros pies hay vida, hay comunicación, hay sistemas interactuando que deben ser respetados. Particularmente considero que, si existen todas esas redes con todas esas capacidades, seguro que las plantas, como seres vivos con su propio campo electromagnético, detectan las líneas de energía, los meridianos de la Tierra o Líneas Ley, que muchas veces coinciden con vías fluviales, con acuíferos y, por lo tanto, existe una conexión energética beneficiosa para el mundo vegetal y para el planeta, una gran conexión de ámbito planetario.

Fuentes:


lunes, 14 de agosto de 2017

SOBRE LA RUEDA DE MEDICINA


Publicado por Magda Ferrer


WEBINAR DE AGOSTO 2017 SOBRE CÓMO UTILIZAR LA RUEDA DE MEDICINA PARA LA SANACIÓN PLANETARIA

Propiedad Intelectual ©2017 David K. Miller
Todos los derechos reservados. Ninguna parte puede ser reproducida sin el permiso del autor/canal  
P. O. Box 4074 Prescott, AZ 86302 USA
Traducido por David Arbizu


ORACIÓN
Primero, por favor, visualizaros a vosotros mismos en la imagen de la Rueda de Medicina.

Hoy estamos aquí reunidos, en esta Rueda de Medicina, para aumentar nuestros poderes de sanación para la Tierra, para la humanidad y para las conexiones con la quinta dimensión. En este momento, pedimos que encontremos el poder espiritual para crear una sanación y un equilibrio más poderosos para nuestro querido planeta Tierra. También pedimos paz en el mundo y paz en Corea del Norte, ya que los pensamientos y la energía de la semana pasada sobre esa área han sido muy perturbadores para todo el mundo y, en este momento, enviamos la energía de paz y equilibrio a esa zona y a los líderes del mundo para que pueda ayudarles a tomar las decisiones correctas.

Hoy también estamos aquí reunidos para honrar esta tradición maravillosa conocida como la “Rueda de Medicina”. Por favor, que cada persona se visualice en esta rueda durante este webinar, que os ofrecerá sanaciones especiales y aceleración de vuestros pensamientos. Recordad que ahora estamos en un espacio sagrado, así que se acelerará cada pensamiento en el cual os focalicéis. Por favor, intentad enfocaros en los pensamientos más elevados y en la luz más elevada durante estas presentaciones.

“Mitakuye Oyasin”. Todas mis palabras son sagradas. Todas mis relaciones. ¡Ho!



HEY YA HO YA HEY (Cantos)

Saludos a todos mis hermanos y hermanas. Hoy estamos aquí reunidos para experimentar la unidad de nuestro planeta Tierra. Hoy estamos aquí reunidos, en esta Rueda de Medicina sagrada, para sentir nuestra conexión cósmica y también para sentir nuestra conexión con la galaxia y con el centro galáctico. Esta rueda representa nuestra galaxia, esta rueda representa el camino de nuestra encarnación en esta vida: la niñez, la adolescencia, la edad adulta y la edad de la sabiduría, la vejez, tal como se dice en la lengua de los hombres blancos, aunque en nuestra lengua es la edad de la sabiduría y de gran respeto.

Esta Rueda de Medicina os muestra el camino de vuestras encarnaciones, os muestra que el alma está en el centro de todas vuestras encarnaciones y que cada una de vuestras encarnaciones ha aportado un aspecto de vuestro ser que os ha dado la oportunidad de experimentar las muchas partes de vuestra alma que se han manifestado y que pueden llegar a manifestarse. Tener el poder de encarnar y de elegir vuestra encarnación, de elegir la misión, de elegirla fuerza que deseáis manifestar, es un gran regalo.
También estamos aquí reunidos, como grupo, para hablar con la Madre Tierra, porque la Madre Tierra, el espíritu de la Madre Tierra, el espíritu llamado “Gaia”, ahora está conectado con esta Rueda de Medicina. Al entrar en la Rueda de Medicina y al experimentar su energía y su luz, sentís el levantamiento del velo de vuestro ego; cuando entráis, estáis en espíritu puro, en luz pura, sin ningún deseo de control, sin ningún deseo de juicio, sin ningún tipo de deseo. Y, en este momento, entráis en la Rueda de Medicina para experimentar vuestro ser y los seres de todos los que están, mientras nos unimos en la gran luz espiritual de este círculo conocido como la “Rueda de Medicina”.

HEY YA HO (Cantos)

Por favor, comprended que este es un círculo de medicina de sanación, es una Rueda de Medicina. ¿Qué significa cuando decimos que es una Rueda de Medicina? Qué es medicina, sino un remedio, una hierba, una planta especial o una energía chamanística que trasciende la lógica de la mente racional. También sabed que esta Rueda de Medicina contiene un poder sagrado de sanación con una capacidad que está más allá de lo que puede comprender el hombre racional, de lo que puede comprender vuestra mente racional.

Vosotros estáis dentro de esta Rueda de Medicina y hay una sanación. Tenéis que pedir por la sanación, tenéis que decir: “¡Oh, espíritu, por favor, dame la luz, dame la energía para esta sanación, hoy!”. Vamos a meditar juntos, porque hemos creado un círculo de medicina de sanación muy poderoso. Ahora entraremos en meditación mientras cada uno podéis recibir una sanación en la Rueda de Medicina.

(Silencio)

¡Oh, Padre-Madre, Creador de Todo! Que cada uno de los participantes que han entrado en esta Rueda de Medicina reciba hoy la sanación que quiere y desea, porque ellos son espíritus puros, son de corazón abierto a tu luz, ¡Oh, Creador! y son conscientes y aceptan la sacralidad de esta rueda que les conecta contigo, el gran espíritu Padre-Madre.

También podéis invocar a la Mujer Ternera de Búfalo Blanco, para que sus poderes de sanación lleguen ahora para cualquier sanación que necesitéis. Así será, porque todas mis palabras son sagradas en la luz de la Rueda de Medicina. Soy el Jefe Águila Blanca y ahora os dejo con mi amigo el Jefe Corazón de Búfalo.



HEY YA HO YA HEY (Cantos)

Saludos, soy el Jefe Corazón de Búfalo. Hoy tenemos corazones abiertos en todos vosotros. Sentimos vuestro amor y sentimos que, cuando soltáis vuestro “ego”, entonces la esencia de vuestra luz del alma irradia desde vuestro corazón. Todos tenéis este corazón puro, no importa qué dolor, no importa qué sufrimiento, no importa qué densidad, no importa qué enfermedad, no importa qué discapacidad, no importa qué edad, no importa el qué, ahora la energía del corazón es vuestra conexión con vuestra alma y, cuando conectáis con el alma desde vuestro corazón, tenéis todo lo que necesitáis en esta vida, todo lo que necesitáis, no importa el qué.
No tiene nada que ver con el materialismo, no tiene nada que ver ni siquiera con tener tierra, solo tiene que ver con el alma.

HEY YA HO (Cantos)
Mi especialidad es la energía del corazón y hoy hay esta oportunidad para que vosotros también podáis estar con un corazón abierto. Aprovechadla para que también podáis estar con un corazón abierto y permitid, animad, apoyad, vuestra conexión del alma con esta realidad a través de vuestro corazón. Y cualquiera que sea vuestra misión: sanar la Tierra, traer paz a este planeta, ayudar a equilibrar los meridianos, traer amor, traer enseñanzas, ¡Que brille de verdad!, porque vuestro corazón es muy especial y por eso digo que todos somos hermanos y hermanas, especialmente cuando estamos reunidos en la Rueda de Medicina.
Soy el Jefe Corazón de Búfalo. ¡Ho!

David K. Miller



viernes, 11 de agosto de 2017

BIORELATIVIDAD POR FUKUSHIMA




Publicado por Magda Ferrer



BIORELATIVIDAD POR FUKUSHIMA 25/07/17
Propiedad Intelectual ©2017 David K. Miller
Todos los derechos reservados. Ninguna parte puede ser reproducida sin el permiso del autor/canal  
P. O. Box 4074 Prescott, AZ 86302 USA
Traducido por David Arbizu




Saludos, soy Juliano, somos los Arcturianos. Vamos a focalizar nuestra atención en nuestros poderes de sanación sobre el accidente de los reactores de Fukushima. Recordad que esto originalmente fue provocado por un tsunami y los problemas que ocasionó. En este momento, la radiación se está vertiendo al océano, pero un problema aparte, un tema aparte, es el almacenamiento del agua residual radiactiva; esto quiere decir que se está enviando radiación al océano de forma continua. El océano tiene poderes de filtrado, tiene capacidades de filtrado.

Hoy vamos a trabajar para enviar nuestros poderes de sanación en dos niveles: El primero son los poderes de sanación de nuestros pensamientos al océano y su capacidad de filtrado y el segundo tema, igualmente importante, es el desarrollo de un descubrimiento científico avanzado para acelerar la descontaminación y, junto con esto, la aceleración del descubrimiento de métodos para contrarrestar la radicación.

Como sabéis, en los sistemas planetarios superiores no contemplamos el uso de la energía nuclear y, sin embargo, estos sistemas planetarios que están más avanzados también tienen las tecnologías para filtrar, para limpiar, las partículas diminutas de radiación que contaminan la tierra, contaminan el aire y contaminan el océano.
Así que ahora queremos ver el avance de un descubrimiento científico para el filtrado y la neutralización de la radiación.

Si podéis, visualizad o pensad en una bacteria que come radiación o un tipo de hongo que come radiación que se puede insertar en un sistema como Fukushima o en un tanque contenedor y que entonces esa bacteria, ese hongo, tiene la capacidad de neutralizar todos los “efectos negativos” de los iones de la radiación. Para que esto se acelere, quiero establecer una nueva afirmación que irá directamente a la Noosfera y es:
“Ahora se acelera el descubrimiento avanzado sobre la neutralización de la radiación dañina”. “Ahora se acelera el descubrimiento de nuevas metodologías para contrarrestar la radiación que está contaminando la tierra, el aire y el agua del planeta Tierra.”
Porque recordad que a través de la activación de la Noosfera todas las cosas se vuelven posibles, todas las cosas se pueden manifestar. Juntos vamos a sostener y a proyectar este pensamiento de manera que el descubrimiento, en el mundo científico, ocurrirá ahora a la máxima velocidad posible.

OOOOO (Tonos)

Que ahora se manifiesten los nuevos descubrimientos científicos de descontaminación contra la radiación. Mientras vosotros y yo proyectamos este pensamiento, activamos esta energía; mientras ahora estamos hablando, una energía estimulante se dirige hacia los que ahora, en el planeta Tierra, tienen mentalidad científica y los que ahora tienen el destino y las capacidades para desarrollar esta tecnología de forma inmediata.

OOOOO (Tonos)

Ahora la segunda parte, que son los efectos del filtrado. El océano tiene capacidades de filtrado, pero están totalmente forzadas al máximo y, por supuesto, ahora, con el potencial del vertido de más agua residual radiactiva al océano, esto creará una carga incluso mayor sobre las capacidades de filtrado naturales de esta área alrededor de Fukushima.

Ahora vamos a conectar con el espíritu de Gaia y el sistema del bucle de retroalimentación. Estamos llamando y dirigiendo el sistema del bucle de retroalimentación para incrementar sus capacidades de filtrado en el lado donde el vertido llega al agua y está fluyendo la fuga de radiación y donde existe la probabilidad de que se vierta más agua radiactiva.
Ahora nosotros, los meditadores de Biorelatividad del Grupo de Cuarenta, los Sanadores Planetarios, estamos llamando a la Tierra y pidiendo al espíritu de la Tierra que dirija el sistema del bucle de retroalimentación de manera que aumenten las capacidades naturales de filtrado de esta área conocida como Fukushima. Entraremos en meditación mientras vosotros y yo, juntos, enviamos esta petición, esta dirección, a la Tierra pidiéndole que realinee el sistema del bucle de retroalimentación para que esté disponible el máximo poder de filtrado. Ahora entraremos en meditación.

(Silencio)

Recordad que el sistema del bucle de retroalimentación de la Tierra tiene la capacidad de responder a los pensamientos de sanación de frecuencia intensa y elevada de los Sanadores Planetarios que ahora están en la Tierra. Y cuando existe un sistema del bucle de retroalimentación, los nuevos perceptores de necesidades, como vosotros mismos, son capaces de identificar y comunicar la llamada al sistema del bucle de retroalimentación planetario. De nuevo, llamamos a la Tierra para que active una retroalimentación mayor en la fuerza del filtrado alrededor de Fukushima.

Ahora yo, Juliano, coloco una bola dorada de energía sobre Fukushima y sobre el agua. Que esta bola dorada envíe esta nueva capacidad de filtrado a un área en la que ahora ya está impuesta la nueva capacidad de filtrado, el rejuvenecimiento de la capacidad de filtrado para el área de Fukushima. Ahora, a través de esta bola dorada, se está distribuyendo una energía de reparación, una energía de sanación, una energía de aumento del rejuvenecimiento de la filtración sobre el área de Fukushima.

Yo, Juliano, introduzco la Luz de Sanación Omega dentro de la bola dorada, la Luz de Sanación Omega para la reparación planetaria, para que la luz de sanación transcendente de la quinta dimensión también contribuya a esta energía de filtrado.
Esta bola dorada se mantendrá sobre Fukushima durante las próximas 48 horas y vosotros, los Sanadores Planetarios, la podéis reactivar en cualquier momento. También estoy enviando esta Luz Omega a la Noosfera del planeta Tierra para ayudar en los nuevos descubrimientos científicos de descontaminaciones que pronto aparecerán en la industria de la energía nuclear. Y así será. Soy Juliano.  


David K. Miller